¿Cuántas veces te ha pasado asistir a una presentación donde el orador explica datos y dice algo así como: “Bueno, aquí ustedes no lo llegan a leer pero viéndolo de cerca dice que….”.

Si tu público no va a leer los datos de tu presentación, nuestra sugerencia es que no lo pongas.

Las presentaciones con mucho texto, muchos números, y peor aún, que ni se ven, aburren al público y pronto perderá interés en lo que tenés para decir.

Cuando vamos a mostrar algo, lo mejor que podemos hacer es pensar en el que nos va a escuchar para que nos pueda ver y entender.

Aquí van algunas sugerencias:

  • Utilizá una fuente que sea clara y fácil de leer.
  • El tamaño sí importa. Utilizá un tamaño que se lea hasta la última fila del auditorio.
  • Menos es más. Cuánto menos texto haya en cada slide, mejor. Es mejor que tengas notas ayuda memoria y no que uses tu presentación para ese fin.
  • Una imagen dice más que mil palabras. Las imágenes quedarán grabadas en la mente de tu público.

¡Qué tu próxima presentación sea todo un éxito!

Si necesitás ayuda para tu armar tu próxima presentación, contactános haciendo click aquí.

Share This